Cuando nos encontramos frente a una situación nueva, como la Enfermedad del Alzheimer -para la cual nadie nos había preparado-, es fundamental que tengamos todos los campos importantes bien “atados”. Es decir, que además del aspecto médico no debemos descuidar los aspectos legales, económico-financieros y el social.

social

Social

Cuando aparece la Enfermedad de Alzheimer (y otras demencias) hemos de tener en cuenta que las Administraciones nos brindan una serie de ayudas técnicas, económicas y diversos dispositivos que complementan a nuestros recursos propios. En función de la calidad y cantidad de nuestros recursos (y de la dependencia que presenta la persona afectada por la Enfermedad del Alzheimer), la Administración nos ayudará en mayor o menor medida. Por esta razón, en la Fundación Agustina Campos ponemos a tu disposición uno de los mejores equipos de trabajadores sociales para que ayuden a encontrar la mejor fórmula para que la Administración provea de los servicios que necesitan los afectados de la enfermedad de Alzheimer y sus familiares.